Viernes, 15 Dic 2017
  • AGRO00
  • ALUA00
  • APBR00
  • AUSO00
  • BMA00
  • BOLT00
  • CECO200
  • CEPU00
  • COME00
  • CRES00
  • DGCU200
  • EDN00
  • ERAR00
  • FRAN00
  • GGAL00
  • JMIN00
  • MIRG00
  • PAMP00
  • PETR00
  • PGR00
  • SAMI00
  • TECO200
  • TGNO400
  • TGSU200
  • TRAN00
  • TS00
  • YPFD00
  • Irán, China y la crisis en la Eurozona presionan a la baja el valor del petróleo

    El crudo se encamina a perforar el piso de U$S 50.

     

    El cronista

    El mercado internacional de petróleo sigue turbulento. En Estados Unidos el precio cayó por segundo día consecutivo. Así pasó de u$s 52,18 a u$s 51,98 el barril, con una pérdida de 20 centavos. El barril Brent de Europa, sin embargo, mejoró levemente con un alza de 0,54%, que representan 31 centavos para quedar en u$s 56,85, aunque apenas se repuso de una caída que lleva más del 6% de la anteúltima jornada.

    Estos movimientos reflejan el nerviosismo de los inversores que prefieren activos menos riesgosos dadas la preocupación por la crisis de Grecia y el derrumbe que sufrió el mer

    cado bursátil de China.

    Desde que Arabia Saudita decidió cambiar hace un año su política de venta de crudo, contrariando la política restrictiva de la OPEP, el petróleo comenzó a sufrir grandes fluctuaciones con tendencia siempre bajista. El descenso cercano al 50% llegó en el mes de marzo cuando cotizó en u$s 50. Aunque hubo rebotes temporales resulta claro que el escenario principal para el crudo sigue siendo bajista.

    El factor Grecia, aunque puede afectar a la estabilidad de la Eurozona y con ello a la demanda, no es el único elemento que tiene alterado a los mercados.

    El principal problema que tiene el sector es la sobreoferta debido a una producción que está en el nivel más alto de la historia. Las negociaciones de Irán para sellar un acuerdo nuclear con las potencias occidentales en breve y que permitiría el ingreso de un jugador petrolero más en un mercado por demás sobreabastecido junto a la reanudación de las operaciones de un terminal clave en Libia, suman elementos estructurales a la pronunciada caída de los precios del último mes.

    Los negociadores nucleares reunidos en Viena dijeron que seguirán conversando más allá de un plazo autoimpuesto del martes para llegar a un acuerdo, debido a que aún están sin resolver varias áreas claves.

    Sin embargo, operadores y analistas prevén que alcancen un acuerdo pronto.

    Otro elemento puntual está en China debido al miedo a que la segunda potencia del mundo y el mayor importador de petróleo tras superar a EE.UU. el pasado mes de mayo, colapse. El hundimiento de su bolsa, la baja de la tasa de interés por parte de su banco central y las medidas de urgencia adoptadas por el Gobierno para estabilizar la situación dispararon los temores sobre el aterrizaje de la economía del gigante asiático.

    Los mercados bursátiles chinos cayeron un 30% desde junio, lo que llevó al Gobierno a recurrir a medidas de apoyo para estabilizar a las acciones, las cuales hasta ahora tuvieron efecto limitado.

    El crudo de Estados Unidos se encamina a convertirse en un mercado técnicamente bajista. Su caída del 17% desde su máximo de u$s 62,58 en mayo se está acercando al descenso requerido del 20% desde la última cota más alta para hablar con propiedad de un mercado bajista. Un mayor impulso a la baja podría hacer que toque el mínimo de los últimos seis años si llega a u$s 42,03 de mediados de marzo. El principal problema es la sobreoferta porque la producción está en el nivel más alto de la historia