Miércoles, 24 Jul 2019
  • ALUA18.2 -1.95
  • ALUA18 -0.56
  • BBAR0 -1.12
  • BBAR167 1.7
  • BMA300 1.64
  • BMA0 -5.66
  • BMA282 2.92
  • BYMA0 3.21
  • BYMA366 3.5
  • CEPU0 1.06
  • CEPU40.1 0.66
  • COME0 1.4
  • COME0 2.47
  • COME3.1 2.8
  • CRES540
  • CRES48.6 -2
  • CVH0 -3.9
  • CVH244 -0.96
  • EDN0 -0.13
  • EDN43.5 1.75
  • GGAL181.05 0.7
  • GGAL150 1.83
  • MIRG3680
  • MIRG335 -1.19
  • PAMP63 0.83
  • PAMP56 2.73
  • SUPV0 -1.64
  • SUPV0 -3.52
  • SUPV62 -0.33
  • TECO2156 1
  • TGNO470.5 -0.44
  • TGSU20 -4.02
  • TGSU20 -13.42
  • TGSU2125 1.14
  • TRAN0 -1.15
  • TRAN0 -0.23
  • TRAN43.9 0.58
  • TXAR15 1.92
  • TXAR13.9 -2.99
  • VALO0 5.13
  • VALO0 -3.95
  • VALO7.63 4.01
  • YPFD0 0.15
  • YPFD734 -0.06
  • Festival de Leliq para los bancos

    Medida desesperada del Banco Central para frenar la corrida cambiaria

    Con la meta de que las entidades suban la tasa que pagan por plazos fijos, se las autorizó a comprar Leliq con el 100 por ciento del dinero captado.

    El dólar bajó 24 centavos y finalizó en 44,70 pesos. En las primeras horas de la jornada el tipo de cambio mostró un descenso de casi 1,5 por ciento. Pero con el correr de las horas se fue moderando la baja y la caída terminó siendo de menos de medio punto. El Central apostó más fuerte que en otras jornadas y además de subir la tasa de interés a casi el 69 por ciento anual, anunció una medida para intentar contener la presión cambiaria. La norma de urgencia de la autoridad monetaria habilita a los bancos a usar el 100 por ciento de sus depósitos para la compra de Leliq. El principal objetivo es que esto genere incentivos en las entidades financieras para aumentar la tasa que ofrecen por los plazos fijos y se limite la demanda de dólares de la población. Es una medida desesperada que instala dudas acerca del destino de las colocaciones a plazo. Por el momento las expectativas de devaluación siguen sin dar señales de moderación.

    El clima financiero internacional se mostró más amigable con la Argentina. Las monedas de países emergentes como Brasil revirtieron parte de la devaluación de los últimos días y fueron uno de los elementos claves para moderar las presiones en el mercado interno. El tipo de cambio mayorista terminó en 43,63 pesos al bajar 24 centavos. Esta cotización sigue siendo la segunda más elevada en la serie histórica y se ubica cerca del centro de la banda cambiaria. El cambio del panorama financiero es notable. El Central hace un mes compraba dólares para que la divisa no baje del piso de la zona de no intervención. Ahora intenta convencer a los técnicos del Fondo Monetario para empezar a vender divisas dentro de la banda cambiaria (en el caso que el dólar suba más de cierto porcentaje en una jornada).

    En la licitación de Leliq de ayer se renovaron 189 mil millones de pesos en Leliq con una tasa promedio de 68,34 por ciento (contra el 68,29 por ciento de la jornada previa). Nuevamente la licitación se hizo en dos subastas. En la primera se renovaron 91.732 millones de pesos, con un rendimiento de 68,24 por ciento. En la segunda se colocaron 94.332 millones, con una tasa de 68,45 por ciento. La tasa de interés, pese a la suba casi diaria desde mediados de febrero, perdió efectividad para contener la incertidumbre y la volatilidad del tipo de cambio. Por ellos en el Central intentan encontrar nuevas estrategias para contener el dólar.

    La novedad de la jornada no fue la suba de la tasa sino el anuncio modificando la operatoria de las Leliq en las primeras horas de la mañana. El organismo a cargo de Guido Sandleris lanzó una medida para incrementar la rentabilidad de los bancos permitiéndoles aumentar la demanda de Leliq. Las entidades financieras tenían permitido mantener 65 por ciento de su patrimonio en estas Letras y a partir de ahora podrán tener el 100. Se los habilitó también a tener un stock de Leliq equivalente al 100 por ciento de sus depósitos.

    El anuncio fue hecho de urgencia y deja sin efecto una medida que se había aplicado a inicios de este año para frenar la bicicleta financiera. El comunicado del Central modifica las reglas de juego en el sistema. Le permite a los bancos incrementar sus ganancias en pesos en el corto plazo, aumentando los incentivos para salir a capturar nuevos depósitos (y pagar una tasa algo más alta a sus clientes). Esto se debe a que el negocio de la banca con las Leliq es redondo: invierten el dinero en las Letras de corto plazo al 68 por ciento y pagan por recibir depósitos cerca de 40 por ciento. Ganan sin apostar dinero propio.

    Las reservas internacionales siguieron en caída y empiezan a ser otro frente de preocupación hasta que lleguen los dólares del FMI. Se ubicaron en 66.408 millones de dólares, con un retroceso de 458 millones de dólares. En lo que va del mes las reservas acumularon una caída de 1602 millones de dólares. Desde el equipo económico esperan cerca de 11.000 millones de dólares de la entidad a cargo de Christine Lagarde y la liquidación de la cosecha gruesa. Consideran que son elementos claves para recuperar la confianza en la plaza cambiaria y empezar a dar vuelta las expectativas de devaluación. La bolsa ayer cerró con un rebote de 2,8 por ciento, tras la fuerte caída del miércoles, al tiempo que el riesgo país bajó de levemente de 791 a 790 unidades. En la Argentina se mantiene el riesgo país más alto de la región después de Venezuela.

    Las acciones que más subieron en la jornada de ayer fueron los bancos. Se destacó el avance del 2,11 por ciento de Grupo Financiero Galicia, de 1,7 por ciento de Supervielle y de 2,3 por ciento de Banco Macro. Las energéticas fueron otras firmas con rebote. Se subrayó el aumento del 3,6 por ciento de Transportadora Gas del Sur y de 4,20 por ciento de Transener. Mirgor marcó un avance de 5,8 por ciento y Sociedad Comercial del Plata anotó un incremento de 6,2 por ciento. Entre los inversores internacionales no todos hacen apuestas pesimistas. El Credite Suisse difundió ayer un comunicado entre sus clientes asegurando que llegó el momento de apostar al peso. Esto equivale también a apostar a un fuerte rebote de acciones y bonos. Las reservas internacionales siguieron en caída y empiezan a ser otro frente de preocupación hasta que lleguen los dólares del FMI. Por el momento, las expectativas de devaluación en el mercado financiero siguen sin dar señales de moderación.

    La cotización del dólar en casas de cambio bajó unos pocos centavos, para cerrar a 44,70 pesos. I Guadalupe Lombardo

     

    Página 12