Lunes, 01 Jun 2020
  • ALUA35 2.74
  • ALUA0 2.27
  • ALUA34.5 2.74
  • BBAR0 -4.89
  • BBAR0 -9.66
  • BBAR141.9 -5.17
  • BMA252.7 -4.28
  • BMA0 -6.93
  • BMA237 -11.5
  • BYMA0 -3.16
  • BYMA400 -1.29
  • CEPU36.5 -2.12
  • CEPU33.4 -6.69
  • COME0 1.2
  • COME0 -1.19
  • COME2.75 -2.37
  • CRES59 -4.45
  • CRES38.6 -4.95
  • CVH410 -5.85
  • CVH0 -1.92
  • CVH430 0.92
  • EDN22.15 -3.78
  • EDN20.6 -4.34
  • GGAL107.3 -3.1
  • GGAL0 -7.82
  • GGAL102.5 -7.13
  • HARG0 -4.79
  • HARG80 -0.41
  • PAMP60 -0.3
  • PAMP0 -4.32
  • PAMP50 -2.66
  • SUPV0 -1.3
  • SUPV53 -5.97
  • TECO2199.45 -3.1
  • TECO20 -4.42
  • TECO2199.3 3.59
  • TGNO435.5 -6.44
  • TGNO40 -3.03
  • TGNO433.95 -3.5
  • TGSU20 -2.09
  • TGSU2125 -0.94
  • TRAN0 -0.18
  • TRAN27.75 -3.18
  • TXAR0 -0.15
  • TXAR0 -0.15
  • TXAR34.8 1.99
  • VALO0 -4.09
  • VALO0 1.18
  • VALO22.1 -3.18
  • YPFD610 -3.13
  • YPFD0 -0.54
  • YPFD590 -1.12
  • El coronavirus terminó con la austeridad fiscal

    Estrategias paliativas

    Medidas. A diferencia de Argentina, los países centrales pueden financiar sus déficits a tasas bajas. Aquí la salida será la emisión monetaria.

    La crisis desatada por el coronavirus puso en jaque las políticas de austeridad fiscal que los países centrales levantaban como bandera. En el caso de Argentina ya se está calculando que las medidas para contener la pandemia tendrán un costo cercano al 2% del PBI. Pese a los generosos paquetes fiscales que están diseñando tanto la Unión Europea (UE) como Estados Unidos, está claro que la economía se desplomará. Para Argentina la expectativa es que la actividad caerá cerca de 4,5%.

    El G20 planea un inyección de US$ 5 billones para enfrentar la pandemia. Los planes de rescate puestos en marcha por los principales países desarrollados, más los programas de la Reserva Federal y del Banco Central Europeo, suman a más de 7 billones de euros. Equivalen a dos tercios del PBI del conjunto de la eurozona o 40% de la de Estados Unidos.

    Que la austeridad fiscal entraría en pausa quedó en claro el lunes pasado cuando la UE activó la `cláusula de salvaguarda` y les dio permiso a los países para incumplir sus objetivos fiscales y aumentar el gasto frente a la pandemia.

    Según la Comisión Europea, si la crisis sanitaria dura hasta finales de junio o más allá, la contracción de la economía este año puede ser comparable a la de 2009, cuando el PBI cayó 4,2% en el conjunto de la UE.

    Las reglas de disciplina fiscal europeas estipulan que el déficit público de los países no debe superar el 3% de su PBI y su deuda no debe ser mayor al 60% del PBI. Si un país incumple las metas, Bruselas, la sede la de UE, le fija una senda de reducción del déficit y está habilitada a aplicar sanciones si el incumplimiento persiste. Ahora esa regla entró en un impasse.

    Si bien la señal de dejar la austeridad de lado es fuerte, la UE tiene recursos para salir a flote en este escenario. `La deuda y los déficits específicos pasan a ser, en cualquier caso, la menor de las preocupaciones de los gobiernos en este momento, especialmente porque las tasas de financiación son históricamente bajas`, afirma Jonathan Portes, profesor de economía en el King´s College de Londres.

    Alemania, el país líder de la UE, planea poner en marcha un plan de rescate por 1,1 billones de euros. Este monto representa casi un tercio de la riqueza total producida por el país en un año. Se trata de una cifra `sin precedentes para Alemania desde la Segunda Guerra Mundial`, según el ministro de Finanzas y vicecanciller, Olaf Scholz.

    En Estados Unidos, donde los empleados pueden ser fácilmente despedidos, el impacto de la pandemia no se hizo esperar: las solicitudes de subsidios de desempleo se dispararon el jueves pasado a más de 3,2 millones de personas, frente a 281.000 en la semana previa.

    En ese país, el Senado aprobó por unanimidad un plan de estímulos económicos de US$2 billones para hacer frente a la pandemia. Estados Unido es el país con mayor cantidad de contagiados del mundo. El paquete, el mayor de la historia de ese país, incluye ayudas para las pymes, una ampliación de la cobertura por desempleo y el pago directo de dinero en efectivo a las familias.

    En Argentina, las medidas tomadas por el Gobierno para contener la pandemia tendrán un costo fiscal del 1% del producto, según estimaciones del FMI. Para comparar con otras naciones de la región, el Fondo estima que, en Brasil, `todas las medidas anunciadas implican un 2,5% del PBI, pero la mayoría serán relocaciones del presupuesto 2020, por lo que su impacto en el déficit estará por debajo del 0,5%`. El poder legislativo brasileño declaró el estado de `calamidad` y eso liberó al gobierno de su obligación de cumplir con el superávit fiscal objetivo para este año.

    Para Argentina, alcanzar el superávit fiscal nunca fue un objetivo cercano. De hecho, el ministro Martín Guzman dejó en claro en febrero en su exposición ante el Congreso que no habría saldo favorable este año y que el pago de la deuda estaría supeditado al crecimiento. En las últimas dos semanas, el Gobierno fue anunciando medidas para atenuar el impacto de la cuarentena: sumas fijas para los sectores vulnerables, reducción de contribuciones patronales para rubros críticos como salud y créditos blandos para la producción, entre otros.

    Desde la consultora Elypsis estiman que por la pandemia habrá una caída adicional del 3% del PBI. `Pasamos de una baja prevista para este año del 1,6% a una de 4,5%. Pero dependerá de la profundidad de la pandemia y de la extensión de la cuarentena`. Para Martín Kalos, director de Elypsis, `todavía no está claro el costo del paquete total. Por lo que se anunció hasta acá tenemos un impacto importante tanto a nivel macro como fiscal, que por ahora no llega al 1,5% del PBI`.

    ¿Alcanza con esto? `Lo que falta es un elemento que les dé mayor soporte a las pymes. La mayor parte de las empresas del país no reúne las condiciones para acceder a créditos o subsidios porque no están suficientemente formalizadas y no son sujeto de crédito. Una postergación del pago de impuestos sería de gran ayuda`.

    ¿Cómo se financiará ese mayor gasto? Sin acceso al mercado de deuda y con perspectivas de mayor caída de la recaudación por la cuarentena y por los beneficios impositivos que ya se anunciaron a ciertos sectores, `la única alternativa que queda es financiar con emisión monetaria`, dice Kalos. `Es algo lógico al menos en el corto plazo. Sirve para evitar que se corte la cadena de pagos`. En lo inmediato Kalos no ve que la mayor emisión impacte sobre la inflación.

    `La inflación se va a mover al ritmo de otros factores: el cepo, los controles de precios, la recesión, el congelamiento de tarifas. Todo juega a favor de que, en lo inmediato, la inflación no responda a un aumento de la emisión`, indica Kalos.

    Desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) Hernán Letcher estima que el conjunto de políticas que el Gobierno se dispone a aplicar para inyectar recursos en la economía y evitar una brusca merma de la actividad asciende a un proxy de $680.000 millones, más de 2 puntos del PBI. `El amplio paquete de medidas tiene el propósito de amortiguar la caída y propender a compensar los efectos de la cuarentena`, resume.

    Según el economista Gustavo Reyes, del IERAL, `en la economía de Argentina es el sector privado, más que el público, quien tendría recursos acumulados para poder amortiguar este duro doble shock negativo (temporario). Si bien el sector privado ha estado acumulando activos durante los últimos años (mediante salida de capitales), este colchón de recursos difícilmente se encuentre distribuido en forma uniforme entre los distintos niveles socioeconómicos. Por otro lado, teniendo en cuenta que en los últimos 7 trimestres la economía ha estado inmersa en un largo proceso recesivo, es dable pensar que mucha gente del sector privado tampoco cuente con los ahorros suficientes para sobrellevar esta transitoria pero muy difícil situación`.

    Política económica

    Anuncios. Los ministros Moroni y Guzmán presentaron el paquete de medidas para atenuar la crisis.

    Presidencia

    `La única alternativa que queda es financiar el mayor gasto con emisión. Es lo más lógico en el corto plazo`.

     

    Clarín