Miércoles, 23 Jun 2021
  • ALUA58.4 4.12
  • ALUA59.2 3.72
  • ALUA59.3 2.97
  • BBAR205.9 -0.43
  • BBAR205.9 -3.08
  • BMA279 -1.15
  • BMA2940
  • BMA280 -2.82
  • BYMA770 -0.66
  • BYMA7620
  • BYMA778 -0.85
  • CEPU43 -0.35
  • CEPU00
  • CEPU45 0.35
  • COME3.39 3.06
  • COME3.38 2.13
  • COME3.4 1.81
  • CRES105 0.19
  • CRES104.950
  • CRES110 0.68
  • CVH376 0.55
  • CVH374 1.36
  • EDN41.55 5.68
  • EDN43.25 2.46
  • GGAL164 -1.5
  • GGAL166 0.24
  • GGAL169.9 -1.27
  • HARG165 4.84
  • HARG1680
  • HARG164.5 3.3
  • LOMA236 2.52
  • LOMA239.550
  • LOMA239 1.53
  • MIRG1969 0.95
  • MIRG20240
  • MIRG1964.5 -0.86
  • PAMP111.75 -0.98
  • PAMP111.2 -2.97
  • SUPV78.25 -3.16
  • SUPV74.70
  • SUPV74.5 -3.06
  • TECO2189 2
  • TECO2194 4.03
  • TGNO457.9 -1.58
  • TGNO457.80
  • TGNO457.3 1.42
  • TGSU2173 4.61
  • TGSU2174.3 2.97
  • TRAN31.7 -1.74
  • TRAN31.950
  • TRAN31.05 -0.8
  • TXAR71.5 5.3
  • TXAR72.2 4.27
  • VALO28 2.06
  • VALO27.40
  • VALO29.1 -1.09
  • YPFD874.1 0.97
  • YPFD891.7 4.58
  • YPFD865 -1.9
  • Inflación 19.4.2021

    Vuelven viejos controles que ya fracasaron

    Ideas. Congelar precios y trabar exportaciones son parte del plan del Gobierno para bajar el costo de vida. La falta de dólares y la alta emisión de pesos agravan el problema y retornan fórmulas que se aplicaron en el país y `que nunca dieron buenos resultados`, coinciden los economistas. Escriben Damián Kantor, Federico Furiase y Martín Vauthier

    LA ECONOMÍA DEL EXCEL

    Corset. Congelar precios y trabar exportaciones son parte del plan para frenar el costo de vida. Para los economistas, `eso nunca dio resultado`.

    Alarmado por la inflación de marzo (4,8%), el Gobierno descargó otra batería de controles y restricciones, que refuerza una estrategia destinada a evitar una nueva escalada de precios. La flamante normativa, detalló el comunicado oficial, establece, entre otras cosas, mayores exigencias para exportar carne y congelamiento de precios para una amplia gama de insumos industriales para producir y artículos de consumo básico (frutas, pollos) y de confort (celulares, TV y computadoras).

    Con distintos niveles de intensidad, el abanico de fiscalización estatal es tan amplio que abarca a casi todos los rubros. `Hacer negocios es mucho más difícil y el impacto en la inversión es gigantesco`, interpreta Andrés Borenstein, economista de la consultora Econviews. Para algunos, es la lógica recargada del ex secretario de Comercio Guillermo Moreno. Situación agravada por la pandemia, que impide despidos, desalojos y la libre circulación.

    Otros, como el director de Analytica, Ricardo Delgado, la comparan con los modelos de la posguerra, los primeros años del peronismo y la Libertadora. `La razón de todo es que tenemos una economía sin dólares, y cuando eso pasa tenés problemas de precios`, describe. A la falta de divisas se añade la emisión monetaria, incentivada justamente durante la extensa cuarentena del año pasado: `Las ayudas por el COVID (IFE y ATP, entre otras) representaron el 3% del PBI`, subrayó el economista.

    `No resulta posible indicar en qué época se han aplicado mayores restricciones, la realidad es que depende del sector`, relativiza Soledad Pérez Duhalde, de Abeceb. No obstante, la especialista destaca que el segmento de consumo masivo, `está en su peor momento y con una regulación mucho más estricta a la vigente durante el período 2013-2019`, señaló.

    Los anuncios de la semana pasada acrecientan los niveles de controles oficiales en dos sentidos: tope a los precios y exigencia a los fabricantes para producir al máximo de su capacidad. `Controlar precios (Precios Máximos, Precios Cuidados) y cantidades (no vender dólares, por ejemplo) es una combinación muy rara de encontrar`, opina Guido Lorenzo, de la consultora LCG. En su visión, la escasez de divisas y la emisión de pesos generan un cuadro de tanta complejidad y de muy dificultosa salida.

    La economía entró en una lógica de planillas Excel, de rigores aplicados sobre los precios y también sobre los niveles de producción. Por falta de rentabilidad, argumentan los fabricantes, se discontinúan artículos y marcas, lo que se refleja en las góndolas de los supermercados y los escaparates de los comercios.

    Para evitarlo, Comercio Interior, que conduce Paula Español, ya imputó a 1.000 firmas a las que acusó de una `reducción injustificada` en la actividad de sus plantas y de desabastecer al mercado. La lista incluye a los principales proveedores de productos masivos, entre ellos Mastellone, Fargo, AGD, Danone, Molinos Cañuelas, Bunge, Molinos Río de la Plata, Unilever, P&G y Paladini.

    En un duro comunicado, la AmCham, la entidad de agrupa a grandes compañías en su mayoría multinacionales, cuestionó el doble candado a los precios y la producción, y pidió evitar `un último salto al vacío`. La AmCham reconoció la escasez de algunos productos pero remarcan que las empresas tienen muy poca responsabilidad: `La falta de provisión de bienes en el punto de venta es consecuencia de múltiples factores`. La consultora Scanntech aporta un dato clave: `En 2020, la inflación de los productos alcanzados por Precios Máximos fue de 14% contra una inflación de 36,2%`.

    Los resultados están a la vista, explica Bour, porque como las mayores restricciones `no alcanzan los objetivos, exige aplicar nuevos mecanismos represivos y correcciones`, cuyas distorsiones `castigan en muchos casos a las personas que viven en lugares donde los controles no llegan`. La explicación es simple: Precios Cuidados y Precios Máximos, por ejemplo, se aplican básicamente en las grandes cadenas, que concentran apenas el 34% del consumo masivo. El resto se lo reparten autoservicios, almacenes y comercios de barrio.

    Desde la perspectiva histórica, Bour señala que en la Argentina existieron otros períodos de controles generalizados y que la brecha entre el dólar oficial y el paralelo no es nada nuevo. `Durante la Segunda Guerra Mundial, en el primer peronismo, la brecha cambiaria era del 20%, subió al 100% en 1948 y a inicios de los 50 trepó al 300%`, enumera. `El proceso de corrección duró 10 años`, aclara.

    Para las empresas, el actual contexto representa un laberinto para su normal funcionamiento. Y complica tanto los planes de inversión y la generación de empleo. `Es muy difícil invertir en un país donde no podés salir`, dice Borenstein y agrega: `Además, la presión impositiva a las empresas de medianas para arriba, es muy elevada, incluso para los mercados emergentes`.

    Escapar a la encerrona, coinciden los entendidos, no es tarea sencilla. `La emisión el año pasado representó el 8% del PBI y la pobreza sube. Faltan dólares y sobran pesos, y el camino lógico es reducir el déficit de a poco. Hoy todos los mercados están distorsionados por la variable monetaria, no hay precios, pero no se puede sacar todos los controles de golpe, porque podría ser mucho peor`, analiza el economista Gabriel Zelpo.

    Por delante, completa Lorenzo, `hay que desenredar esta gran maraña de controles, porque esta clase de planes nunca fueron exitosos`. Este economista coincide en que tampoco se puede resolver de un día para el otro, pero aconseja `algún esquema transitorio que destrabe el corset, como para ir reduciendo el déficit, el gasto y la emisión en forma gradual`.

    Lorenzo también cree que desarmar este escenario es muy complicado. Y que esto es el resultado de la escasez de dólares y el sobrante de pesos en una economía atravesada por la recesión, la falta de financiamiento genuino y la emisión de pesos. `El balance del Banco Central refleja todo eso. En 2020, entre los activos y pasivos, la entidad perdió alrededor de US$13.000 millones en activos`, asegura el especialista. Y advierte que `el cuadro podría agravarse aún más si se postergan las soluciones`.

    `Las empresas hoy, entre las exigencias para producir y las trabas para importar insumos, están tironeadas por todos lados. Cuanto más grande la empresa, peor`, grafica Bour. El economista sostiene que, frente a este cuadro, `a las empresas les resulta conveniente ser más chicas y cada vez menos relevantes en la canasta de consumo. Porque cuanto más chica y menos relevante sos, tenés menos problemas para adaptarte`. Sobre todo en un mundo globalizado, donde da lo mismo producir en la Argentina que en Vietnam. `A las empresas les conviene ser más chicas y menos relevantes, porque cuanto más chica tenés menos problemas`.

    Estrategia. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y la secretaria de Comercio, Paula Español, refuerzan los controles para evitar un desborde inflacionario. `La emisión en 2020 representó el 8% del PBI. Faltan dólares y sobran pesos, y el camino lógico es reducir el déficit de a poco`.

     

    Clarín