Sábado, 31 Jul 2021
  • ALUA63 -0.5
  • ALUA61.20
  • ALUA61 -0.17
  • BBAR1400 -3.11
  • BBAR190.450
  • BBAR200 -2.3
  • BMA249 -1.51
  • BMA246.450
  • BMA260.5 -2.5
  • BYMA7780
  • BYMA7820
  • BYMA7890
  • CEPU46.1 -0.98
  • CEPU45.3 -2.18
  • CEPU45.35 -0.78
  • COME4.49 -2.26
  • COME4.350
  • COME4.5 -1.59
  • CRES114.05 -1.13
  • CRES113.050
  • CRES117 -2.81
  • CVH400 -3.3
  • CVH00
  • CVH362 -1.74
  • EDN39.75 -0.62
  • EDN00
  • EDN40.75 -2.13
  • GGAL180 -3.97
  • GGAL143.450
  • GGAL148 -3.42
  • HARG178 -1.96
  • HARG00
  • HARG192 -1.12
  • LOMA290 -1.97
  • LOMA00
  • LOMA300 -2.49
  • MIRG1970 -0.4
  • MIRG1982.5 1.85
  • MIRG2100 -0.53
  • PAMP121 -5.03
  • PAMP114.2 -2.09
  • PAMP121 -5.17
  • SUPV74 -1.56
  • SUPV69.95 -0.65
  • SUPV71.5 -1.98
  • TECO2188 0.58
  • TECO2182.40
  • TECO2188 -1.28
  • TGNO453.2 -2.65
  • TGNO451.60
  • TGNO457.6 -2.45
  • TGSU21680
  • TGSU200
  • TGSU2167.2 -2
  • TRAN37 -1.49
  • TRAN32.70
  • TRAN33.9 -3.28
  • TXAR84.8 -0.71
  • TXAR84.2 6.3
  • TXAR86 -1.06
  • VALO31 -3.2
  • VALO24.50
  • VALO27 -2.61
  • YPFD883 -0.93
  • YPFD789.90
  • YPFD812 -1.71
  • Fuerte rechazo al cierre de exportación de carne

    Las entidades patronales del campo se reunieron de urgencia

    Tras el anuncio del Gobierno, vinculado al cierre de las exportaciones de carne, las entidades patronales del campo se reunieron de urgencia y definieron en tiempo récord una medida de fuerza para contrarrestar otra, que consideran un fuerte ataque al corazón productivo de la ganadería. La Mesa de Enlace confirmó que convocará a un cese de comercialización de hacienda desde mañana hasta el viernes próximo, por lo tanto cuando comience la protesta ya no se venderán ni faenarán animales hasta fin de mes. Si esa medida llegara a extenderse provocaría una menor oferta de carne y por consiguiente un nuevo aumento de precios en la góndola.

    En sólo un día el campo recolectó todo el apoyo posible del sector productivo. Cada uno de los eslabones de la cadena rechazó la decisión del Gobierno, a pesar de las explicaciones que dio el propio Alberto Fernández, quien en una entrevista concedida a Radio 10 aseguró que `no podemos seguir viendo cómo (el precio de) la carne crece sin ningún justificativo` y remarcó que es necesario `poner en orden el mercado interno` para luego volver a abrir las ventas al exterior.

    Mientras tanto, más cámaras, entidades y asociaciones de productores expresaron su rechazo al anuncio oficial. Los criadores de todas las razas ganaderas condenaron categóricamente el anuncio y aseguraron que `este tipo de medidas frena una actividad que hoy genera el ingreso de dólares necesarios para paliar la grave crisis que atraviesa el país`. Alfonso Bustillo, vicepresidente de la Asociación Argentina de Angus, aseguró que `el problema no es el aporte que pueda hacer el campo ante esta situación sino la solución que tenga que encontrar el Gobierno a una inflación que no afloja y una pobreza creciente`. En cuanto a los precios, Bustillo pidió no insistir en una receta que no funcionó porque `cuando en 2006 comenzaron las restricciones a la exportación teníamos un asado de 2 dólares y cuando terminaron esas medidas, el mismo corte costaba 8 dólares`. La Cámara Argentina de Feedlot, que representa a uno de los eslabones más perjudicados por la suba internacional en el precio de los granos, emitió un comunicado en el que considera la medida como `inapropiada, arbitraria, extemporánea y contraria al trabajo conjunto público-privado tendiente a la creación de empleo y agregado de valor agroindustrial`. Más adelante en la cadena productiva, las distintas cadenas de frigoríficos se mostraron sorprendidas ya que el Gobierno había concretado recientemente un acuerdo de precios con el aporte de carne de exportación que se volcaba al mercado interno. Cualquiera fuere la entidad firmante, todos coinciden en rechazar la propuesta del Gobierno y recuerdan que las medidas intervencionistas del pasado disminuyeron el stock ganadero, provocaron el cierre de plantas frigoríficas, generaron la pérdida de puestos de trabajo y el precio de la carne sólo se encareció para los argentinos.

    A última hora del día de ayer, las cadenas productivas más importantes del país que agrupan a los productores de soja, trigo, maíz y girasol, se mostraron más críticas con el Gobierno, a quien acusaron de ser el responsable de la inflación, por un gasto público improductivo, déficit fiscal y elevada emisión monetaria.

    El escenario es complejo y el contexto histórico sólo agrava la situación. Sin embargo, al mismo tiempo se abre una ventana de negociación entre el campo y el gobierno, tal como ocurrió en innumerable cantidad de ocasiones.

     

    Ámbito Financiero