Viernes, 30 Sep 2022
  • AGRO71 1.43
  • AGRO00
  • AGRO70.9 1.72
  • ALUA136.25 2.82
  • ALUA00
  • ALUA137 2.43
  • BBAR323.3 2.56
  • BBAR321.75 3.26
  • BMA441 2.56
  • BMA439 -0.19
  • BYMA175 -1.87
  • BYMA1910
  • BYMA176 0.86
  • CEPU140 7.01
  • CEPU00
  • CEPU140.65 5.87
  • COME13.85 4.14
  • COME140
  • COME13.95 1.45
  • CRES168.95 1.76
  • CRES170 1.68
  • CVH8100
  • CVH711.5 2.37
  • EDN102.45 -0.25
  • EDN102.45 -2.19
  • GGAL233.95 2.55
  • GGAL235 1.75
  • GGAL235 1.67
  • HARG212.5 1.71
  • HARG211.5 0.96
  • LOMA388 0.14
  • LOMA3960
  • LOMA389.95 1.57
  • MIRG3820 3.3
  • MIRG3824 2.31
  • PAMP282 0.18
  • PAMP284 1.96
  • PAMP284 -0.32
  • SUPV109 3.22
  • SUPV107.8 2.18
  • TECO2258.899 1.48
  • TECO2254.7 1.19
  • TGNO4153 0.66
  • TGNO400
  • TGNO4153 -0.33
  • TGSU2464 1.76
  • TGSU2454 0.01
  • TRAN93.2 -1.18
  • TRAN93 0.11
  • TXAR166.5 2.47
  • TXAR00
  • TXAR167 0.75
  • VALO61.9 2.14
  • VALO61.7 -0.16
  • YPFD1930.9 1.63
  • YPFD1957 -3.74
  • YPFD1944.5 0.54
  • Economía 22.09.2022

    ¿FIN DEL RALLY FINANCIERO ARGENTINO?

     

     

    Desde que Sergio Massa asumió su nuevo rol de `superministro` de Economía, los activos argentinos habían alcanzado un rally asombroso. De hecho, cuando se cumplió el primer mes desde que comenzaron a circular los rumores sobre la designación de Massa (25 de julio), el Merval medido en dólares tuvo un retorno de 33,2%, mientras que la cotización promedio de los bonos soberanos en dólares saltó un 29,8%, desde USD19,7 hasta USD25,6.

    Sin embargo, los cambios en la jefatura del Ministerio de Economía habían coincidido con un rebote en los mercados financieros globales favorecido por una retracción de la tasa de interés del Tesoro estadounidense a 10 años.

    Por desgracia, el veranito financiero global duró poco y hoy amenaza el rally, algo evidenciado en los activos locales. Por ejemplo, el riesgo país sumó 80 puntos básicos desde el 12 de septiembre, generando pérdidas de hasta 5,7% en los bonos soberanos emitidos en el exterior. Por su parte, y luego de haber perforado el piso de $280 el 13 de septiembre, el tipo de cambio libre (contado con liquidación) volvió a ubicarse por encima de los $300.

    De hecho, la escalada de las cotizaciones paralelas del dólar presionó al BCRA para fortalecer una vez más el cepo.

    La autoridad monetaria decidió prohibirles tanto a las firmas agropecuarias que adhirieron al programa de incremento exportador (dólar soja) como a las personas humanas que reciban subsidios a las tarifas operar los dólares financieros en el mercado de capitales. Por último, el 12 de septiembre también se marcó el pico del Merval en dólares, cuando alcanzó 514 puntos, el valor más alto desde enero de 2020.

    Hay pocos factores locales que ayudan a explicar el quiebre de la tendencia alcista. De hecho, la implementación del dólar soja permitió que el BCRA consiguiera acumular compras netas en el MULC por USD2.155 millones en las primeras dos semanas del mes.

    Además, Massa logró cerró nuevos acuerdos de financiamiento externo durante su viaje a Washington, que se espera generen desembolsos de USD5.500 millones en 2022 y de USD4.500 millones en 2023. Estos fondos servirán para descomprimir el mercado de deuda en pesos y engrosar las reservas.

    Además, en el plano político también consiguió sacarse una foto con la secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Y ellen, y recibió un fuerte apoyo a su gestión expresado en un comunicado formal del FMI. Por su parte, el eslabón más flojo de la cadena sigue siendo la inflación, la cual se desaceleró menos que lo esperado en agosto (7% mensual) y las consultoras ahora advierten acerca de un piso de 6% para septiembre. Además, la contracara del éxito del dólar soja es una mayor emisión monetaria que complica los deseos de reducir la inflación.

    Entonces, ¿a qué se debe la caída? Nuevamente, las cotizaciones locales danzaron al compás de la música del exterior. En un año financiero tan volátil como el que estamos viviendo, los vientos de cola realizaron un giro de 180 grados el 13 de septiembre, impactados por un dato preocupante sobre la inflación en Estados Unidos. Es que la aceleración de la inflación núcleo a 0,6% mensual enterró la esperanza de un giro en la política de la Reserva Federal (Fed).

    Los analistas ahora esperamos que la entidad monetaria en EE.UU. mantenga su política restrictiva durante más tiempo, fortaleciendo el dólar, aumentando la tasa de interés de largo plazo, así como también las probabilidades de que la economía global se contraiga. De hecho, la tasa a 10 años se encuentra nuevamente coqueteando con el 3,5% alcanzado en junio, lo que representaba el máximo registrado desde 2011.

    Este contexto es particularmente desfavorable para economías emergentes como la nuestra, siendo más sensibles a una retracción en la economía y a la reversión de los flujos en los mercados financieros.

    El Merval en dólares tuvo una escalada más pronunciada que la caída evidenciada en el riesgo país, la cual ya había comenzado a desacelerarse a partir del 25 de agosto. De hecho, desde que se restructuró la deuda soberana, pocas veces encontramos al Merval en dólares cerca de los 500 puntos, conviviendo con un riesgo país superior a los 2.000 puntos. Por otro lado, la caída en los índices del exterior (S&P500 de EE.UU. y EWZ de Brasil) fue mucho más pronunciada que la observada en el mercado local. Por ello, recomendamos máxima cautela, creemos que, de corto plazo, el contexto global puede presionar en la cotización de las acciones y mantenemos nuestra posición acerca de que todavía es temprano para el `trade electoral`.

    BAE