Jueves, 02 Feb 2023
  • AGRO67 0.15
  • AGRO67.10
  • AGRO69.5 -1.34
  • ALUA224 2.7
  • ALUA00
  • ALUA215.25 -0.59
  • BBAR549 0.02
  • BBAR549.950
  • BBAR583.3 -0.65
  • BMA799 -1.19
  • BMA8090
  • BMA815 1.41
  • BYMA298 -0.17
  • BYMA302 -1.34
  • BYMA305 0.5
  • CEPU229.9 -1.36
  • CEPU230 -0.66
  • COME40 2.85
  • COME21.9 -2.95
  • COME21.9 1.17
  • CRES260 0.81
  • CRES256.50
  • CRES267 -3.6
  • CVH1260 -3.29
  • CVH1250 -1.92
  • EDN166 -1.69
  • EDN169.5 4.88
  • EDN176 -2.83
  • GGAL520 1.55
  • GGAL493.50
  • GGAL490 -0.5
  • HARG369.5 2.21
  • HARG3780
  • HARG370 5.26
  • LOMA570 -0.64
  • LOMA532.50
  • LOMA545 -1.15
  • MIRG5250 5.22
  • MIRG00
  • MIRG5446 -0.27
  • PAMP519 -0.72
  • PAMP00
  • PAMP496.5 -0.68
  • SUPV214.8 -1.68
  • SUPV205.20
  • SUPV200 -3.38
  • TECO2467.9 0.22
  • TECO2479.5 -1.47
  • TECO2495 -1.52
  • TGNO4450 -1.6
  • TGNO4448 2.09
  • TGNO4455 -3.62
  • TGSU2900 0.5
  • TGSU2829 0.31
  • TGSU2817 -0.46
  • TRAN248.5 0.61
  • TRAN00
  • TRAN249.5 -0.81
  • TXAR276 0.73
  • TXAR00
  • TXAR290.5 -0.36
  • VALO85 -1.62
  • VALO860
  • YPFD4700 -0.44
  • YPFD4199 -3.87
  • YPFD4346 -2.46
  • Finanzas 23.01.2023

     EL PLAN DE LA FED GENERA DESCONFIANZA EN WALL STREET

     

    La Fed noqueó a la inflación, pero prohíbe cantar victoria. Los precios al consumidor cayeron 0,1% en diciembre y los mayoristas, 0,5%. La inflación al por mayor -promedio de seis meses anualizado- totalizó 25% en junio. Al cierre de 2022 se pulverizó: -5,5%. No fue magia. Fue la artillería pesada. Sobre todo, los cuatro cañonazos de 75 puntos base de Jay Powell. Los mercados lo intuyeron -desde octubre cuando primero las acciones y después los bonos revirtieron su suerte- pero la guerra no terminó y la Fed no tomará prisioneros. Persigue la aniquilación de la rebeldía de los precios hasta devolverlos al corral de la estabilidad del 2%. Ya rectificó la inercia, pero debe desandar todavía los escollos sutiles de la última milla.

     

    ¿Recesión?

    Las monedas retozan saludables, libres de la presión del súper dólar. Ni el yen precisa intervenciones pese a las feroces apuestas en contra del Banco de Japón. La Fed izará las tasas cortas, pero las largas están liberadas. No se elevan ni con la poda del balance (QT), que opera en piloto automático. Y se pasean 80 pbs por debajo de su `techo` nervioso del ciclo. Pero Wall Street sí es un rehén de la maniobra que Fed tiene pendiente. Hasta que la nominalidad de los salarios no se alinee -el banco central necesita que del 5%/6% actual se reduzca a no más de 4%- una contraofensiva de la inflación subyacente es un peligro latente. Y se lo querrá extirpar. Es que dada la escasez relativa del trabajo los salarios reales aumentarán. El mercado bear no será desalojado hasta que la operación se concrete sin causar mayor daño colateral.

    ¿Dónde está la recesión? No se sabe. Los grandes bancos no la vieron pasar. Sin embargo, contemplan un traspié suave antes que termine el año. La Bolsa, se comentó, la predijo desde comienzos de 2022. La recesión `técnica` del primer semestre fue un guiño fugaz, pero se canceló. No obstante, la última semana trajo novedades impactantes. Las ventas minoristas cayeron 1,2% en diciembre. Y revisadas las cifras, surgió otra merma de 1% en noviembre. Es el bajón más profundo desde la pandemia. ¿Será que la recesión es ahora? La industria manufacturera acusó el mismo uno-dos casi como un calco. Y los informes regionales, incluyendo los de servicios, reflejaron una contracción todo el segundo semestre. Pero mientras el producto, la demanda y la renta sufren penurias y altibajos, la firmeza de la creación de empleo preserva a la economía de pie. Las compañías tecnológicas compiten en anunciar grandes despidos, pero los subsidios de desempleo, la última semana, se hundieron a 190 mil, su nivel más bajo desde septiembre. Vale consignar que toda la expansión 2009/2020 se desplegó pujante en un escalón siempre por encima de los 200 mil.

     

    Sigue el ajuste

    Así, la Fed no cambiará de planes. La Bolsa lo sabe. Que el gobernador Waller, el viernes, anticipara su preferencia por un aumento de tasas de 25 bps el 1 de febrero surtió efecto positivo. Y una semana de ánimo declinante cerró con un rebote fuerte, liderado por el Nasdaq. Que la banca central persista en el ajuste no será tan perjudicial cuando se piensa que habrá que acomodar la reinserción de China a la actividad plena. La política monetaria deberá ocuparse de que ello no sea una resurrección de la inflación, apenas un cambio de precios relativos. En esa inteligencia que 2023 pueda ser mejor que 2022 no se discute. `No es tan grave como temíamos hace dos meses`, concedió Kristalina Georgieva, la directora gerente del FMI, en Davos. Eso sí, el mercado bull puede esperar. Si la recesión deviene en un contratiempo suave se diría que, en rigor, la tendencia alcista arrancó en octubre, aunque se demore su consagración oficial. En definitiva, no habrá un cambio de ciclo sin una derrota duradera de la inflación. Y bien vale extender la vigilia si ello facilita el remate impecable de la faena.

    Los beneficios ya comenzaron a fluir. La caída punzante de la inflación mayorista, por debajo de la inflación al consumidor, es la plataforma para reconstruir los márgenes de rentabilidad empresaria, después de un largo periplo de continua erosión. Si las cotizaciones se frenan por el celo de la Fed no está demás afianzar los cimientos. Tarde o temprano se los podrá facturar. Los bríos del bitcoin -que saca provecho de su localización fuera del radar sistémico- no dejan de enfatizarlo.

     

    Ámbito Financiero.